Adios a los guateques

Las luces de los coches de choque. “La huella de tu amor echó raíces Melina”. El escalofrío cuando te empujan. La cabeza hacia adelante luego el cuello vuelto hacia atrás, podrías estar muerta, mientras persigues el otro coche desde el que él no te mira…“vivir así es morir de amor”. Los que te chocan siempre son los otros. El olor de la cocina y…“me acostumbre a tus besos y a tu piel color de miel…” (¡qué mal canta la Deme, pero que bien os cuida!). 

En casa disimulas, menos en la ducha, no vayan a creer que eres una hortera.  “Sé que mañana al despertarme no hallaré a quien hallaba”. Se marcha Camilo y dejas el dial en …Radio Oleeee…un domingo sin Radio 3 ¿Podrás superarlo?. 

No entendía el sentido de las capillas ardientes. Tampoco los cementerios, y ahora sí. Te gustaría estar allí mañana con ellas, un 8 de Septiembre pero de otra clase, llorar junto a ellas, lejos del frio de las duchas y la soledad de los guateques. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s