Virus

Se te coló dentro,  por la punta de los dedos, o por la nariz, enganchado a un olor que ni siquiera oliste, que imaginaste. O fue que tal vez vino, a lomos de un caballito blanco, y  te rozo un hombro, una mano, un pelo, tal vez fue la espalda lo que te rozó. Y…